2021: Diego Franco o Víctor Bernal

 

Claro es que el presidente municipal, Arturo Dávalos Peña, piensa sólo en dos alfiles para competir por la alcaldía en el 2021: Diego Franco Jiménez o Víctor Manuel Bernal Vargas.

 

A partir de hoy, el Director de Servicio Públicos Municipal y el Secretario General mantendrán un perfil de alta competencia en su búsqueda para obtener el nombramiento de “Delfín” del “Grupo Vallarta”.

 

El tablero de ajedrez está en movimiento.

 

En Servicios Públicos, Diego, está acomodando piezas en todo el organigrama bajo su poder e influencia.

 

Por otro lado, Víctor, el Secretario General, hace lo propio en el aparato gubernamental, con especial atención en la dependencia con mayor presencia en el municipio, la Dirección de Desarrollo Social a cargo de Rodolfo Domínguez Monroy.

 

El alcalde les dio luz verde para que se movieran y les dijo que en un año, en vista de su crecimiento, desarrollo, identidad y presencia, decidirá quién será el sucesor.

 

No son tiempos de destape, pero si de construir la candidatura más eficiente de cara al próximo proceso electoral.

 

Víctor Bernal, desde el primer gobierno MCista, claro dominante y dueño de la silla que está ubicada en el salón del cabildo junto al alcalde. Tecnócrata competente, conoce la presidencia desde las entrañas y ha sido el escudo del alcalde en turno por 3 periodos consecutivos. Su principal rasgo es que se mueve estrictamente bajo los códigos institucionales del palacio. Vallartense de cuna, funcionario eficiente, plural.

 

Diego Franco, funcionario exportado desde la perla tapatía. Su carrera básicamente fue forjada en El Yunque y después, bajo el cobijo de Ramón Guerrero. Institucional siempre, se ganó la confianza de Arturo Dávalos al grado de convertirse en compadres múltiples. Su presencia en el gabinete responde exclusivamente a su alta eficacia y pulcritud como operador político y funcionario. Hombre efectivo, preciso, alquimista, pragmático.

 

Crece, entonces, la expectativa en torno a quién será el abanderado naranja, sin embargo, aunque nunca hay que descartar los imprevistos, dentro de un año conoceremos al elegido del rey.

 

Comentarios Facebook